¿Qué hacer con las cajas de madera para vino después de una fiesta?

Las marcas más reconocidas de vino, invierten en cajas de madera para vino como parte del empacado del producto, es un detalle que expresa el interés de la empresa por ofrecernos lo mejor y da un toque de distinción que capta nuestra atención.

Ahora bien, el vino es el invitado que nunca falta en una buena celebración, pero aunque amamos las cajas para vino, una vez terminada la fiesta solemos botarlas por no saber qué hacer con ellas. Esto es un lamentable error que ya no cometerás, gracias a este par de ideas que te ayudarán a darle un excelente uso a las cajas.

Si no lo habías notado, son perfectas para hacer macetas, de hecho son el uso para el que más las recomendamos, ya que es una forma de retribuirle a la naturaleza todo lo que podemos obtener de ella, incluyendo las cajas para vinos. No sembrarás grandes árboles, pero sí hermosas plantas pequeñas que además le darán un estilo acogedor a tu hogar.

Otra idea genial, es hacer estanterías con ellas. Son ideales para colocarlas en la sala de estar y no necesitas pintarlas para que den una buena impresión, ya que al ser de madera, por sí solas aportan mucho al estilo de tu casa.

De igual forma, si deseas decorarlas, la madera es material excelente para vaciar en ella nuestra creatividad. Puedes pintarlas o bien contratar una imprenta Barcelona que diseñe algunas etiquetas personalizadas para ti.

¿Y la botella?

Las cajas no son lo único que se queda con nosotros, las botellas también y una mente creativa aprovecha inclusive los corchos como elementos decorativos.

Floreros, candelabros y lámparas son los usos más habituales que se le dan a las botellas una vez que hemos disfrutado de un buen vino, ya que su forma y color se prestan como elementos decorativos.

Pero otros un poco más atrevidos, hacen vasos con ellas. Para dicho propósito, es necesario cortar la botella y esto es más sencillo de lo que parece. Simplemente debemos marcar la zona de corte con un cortavidrios, aplicar calor en ella durante unos minutos (con una vela es suficiente) e inmediatamente aplicar frio, introduciéndola en agua helada.

Esto causara un corte exacto y el paso siguiente será lijar los bordes con una lija fina, intentando darle un toque redondeado y suave; una vez terminado este proceso, tu vaso estará listo.

Esta entrada fue publicada en cajas, negocios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario