QUE DICEN LOS PROFESORES QUE USAN LA MLT EN EL MUNDO

joven_pianista

EMMA BARSON DESDE AUSTRALIA SOBRE LA MLT DE EDWIN GORDON

Enseño piano y educación musical temprana en Adelaide (Australia).

La Music Learning Theory (la Teoría del Aprendizaje Musical de Edwin Gordon da forma a toda mi labor. Me ha dado la clave para elevar mi propio techo y el de mis alumnos sobre como escuchar música con comprensión, lo que afecta de forma directa a nuestro aprendizaje musical y nuestra capacidad de disfrutar de la música.

Ahora dispongo de un método secuenciado de actividades que tiene pleno sentido y que tiene en cuenta y se adapta a las actitudes y momento madurativo de cada alumno. Para que enseñar música sea realmente una profesión muy satisfactoria, algo de lo que estar realmente orgulloso, animo a los profesores a tomarla decisión de comprender e implementar la Music Learning Theory (MLT) en su propia vida musical y en la de sus alumnos.

La MLT se creó tras largos años de intensa investigación y está siendo usada por los profesores más entusiastas, inspirados y reflexivos que conozco. Sin este marco de acción, los profesores corremos el riesgo de simplemente enseñar según nos enseñaron a nosotros, sin cuestionarnos el por qué lo hacemos de ese modo y si de verdad estamos atendiendo las necesidades de nuestros alumnos, independientemente de su experiencia y aptitud.

La MLT nos ofrece una forma de responder a la pregunta: ¿Por qué este alumno no puede hacer esto todavía…? En lugar de simplemente responder, “no de esta manera, sino de esta otra”, podemos saber exactamente cómo ayudarle a llegar al lugar donde queremos llegar.

Ahora enseño música a través de cantar, el movimiento, tocar en grupo, la improvisación y el aprendizaje auditivo del repertorio, y la transposición en 8 modos y 12 tonalidades. Me hubiera gustado que mis clases de piano cuando era niña hubieran sido de este modo. Ahora sería un músico muy diferente.

Un lugar en Madrid dónde aprender bajo el método de Edwin Gordon  http://www.musicaconcorazon.com

Esta entrada fue publicada en Edwin Gordon. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario