CRÉDITOS ONLINE, LA NUEVA REALIDAD

¡Llegó el momento! Acabas de ver una vivienda que se adecúa a todo lo que tu mente había ideado sobre el hogar ideal, desde la zona, su entorno pasando por su superficie, número de habitaciones y ayudas auxiliares como la plaza de garaje o la cercanía de las paradas de transporte público. Todas ellas se encuentran en esa casa y el precio es inmejorable. Es el momento de independizarse, pero sólo hay un pequeño gran problema: el dinero. La liquidez monetaria que tienes no es la que esperabas a estas alturas de la vida, pero no te queda otra que buscar ayudas ajenas a ti para conseguirlo.

Este trámite, lejos de ser la excepción, es una de las situaciones más vividas en los últimos años en personas españolas menores de treinta años. Una edad en la que lo habitual era poder independizarse con menos años y, mejor aún, no abandonar el nido familiar por alquileres bajos en zonas alejadas tanto del centro de la ciudad como de tu propio barrio (donde tienes tus raíces bien marcadas). Pero la realidad actual es bien diferente. Salvo honradas (y envidiadas) excepciones, adquirir una vivienda es una labor muy complicada para las nuevas generaciones que llegan, razón por la cual el número de pisos a alquilar ha subido su porcentaje de manera muy elevada.

Para estos casos, uno atiende tanto a la ayuda que la familia pueda ofrecer, principalmente para dar un primer pago de la cantidad total, como para poder conseguir todo el dinero necesario y quitarse de en medio el pago de un sueño. De un sueño que no queremos por ningún motivo que se acabe convirtiendo en una auténtica pesadilla. Es entonces cuando aparecen en escena los créditos y préstamos, un tipo de ayudas emitidas desde entidades muy diversas, aunque en su mayoría se trata de los propios bancos quienes tienden esa mano económica. La documentación a enseñar, debido a los último problemas que han surgido con determinadas pólizas relacionadas con las viviendas y el suelo, suele resultar abusiva y se convierte en una tarea muy complicada el conseguir financiación para emprender una nueva vida en otra vivienda. Sin embargo, también se encuentran otro tipo de ayudas donde toda la documentación e información es nítida desde el principio y el interés por ayudar al otro sale a relucir desde el primer momento. Es lo que viene recibiendo el nombre de créditos online con ASNEF.

AYUDAS ECONÓMICAS MEDIANTE COMUNICACIÓN ONLINE

Hoy en día, son numerosas las actividades jurídicas que pueden realizarse mediante el uso de la tecnología. Si hace unas décadas la emisión de faxes y burofaxes nos parecía una revolución bestial, la aparición de la demandas emitidas desde los propios portales del ministerio de Justicia o la posibilidad de acreditarse mediante la presencia del documento de identidad digital y virtual deja en chiquillada la evolución anterior. Gracias a estos avances, actividades como la petición de ayudas económicas también han podido realizarse mediante este novedoso método.

Habitualmente, es necesario descargarse un formulario emitido en formato PDF en el que añadir todos los datos necesarios para la identificación de la persona fiscal que pide esa ayuda. Datos tan habituales como la fecha de nacimiento, sexo, lugar de nacimiento, domicilio y datos fiscales complementarios con los que conocer en qué situación se encuentra para la petición de esta ayuda. Las ayudas pueden estar dedicadas a todo tipo de actividades, como la compra de una casa, la reforma de la vivienda, la adquisición de un coche, relizar unas merecidas vacaciones de ensueño o, por ejemplo, poder llevar a cabo tus estudios.

En ese sentido, es importante conocer que se pueden conseguir minicréditos urgentes online que pueden ayudarnos para el primer importe a cumplimentar de la matrícula del grado de la universidad o darnos el primer empujón para estudiar fuera de España. Las becas Erasmus actualmente son muy conocidas en todas las facultades europeas ya que hay un número muy elevado de peticiones por parte de los propios alumnos de vivir la experiencia de vivir fuera, estudiar otro idioma y crecer tanto personal como académicamente. La matrícula a cumplimentar es la misma que se realiza en la universidad de origen, mientras que la universidad foránea que te acoge puede ofrecerte otro tipo de ayudas para que tu llegada sea más fácil como cursos gratuitos del idioma del lugar. Pero aparte de ello, poco pueden hacer en lo que a tus gastos como alumno independiente se refiere. En ese sentido, debes de tener en cuenta que vivir en otra ciudad extranjera te puede suponer tanto un ahorro como justo lo contrario: España se encuentra en la mitad de tabla en lo que a gasto per cápita se refiere por lo que puedes pasar tu Erasmus gastando muy poco o dejándote el sueldo allí tanto en alimentación como en alojamiento o ritmo de vida habitual de la ciudad. Por ello, cada vez son más los estudiantes que se decantan por pedir un préstamo.

Esta entrada fue publicada en créditos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *