¿Baño pequeño? Consejos para iluminarlo con acierto

iluminar-banos-pequenos

La iluminación es la gran aliada en el cuarto de baño. Sirve para crear un ambiente relajante, para maquillarse, peinarse, depilarse o afeitarse con precisión y para tener visibilidad en general. Además, la iluminación de los cuartos de baño pequeños puede ayudar a ampliar ópticamente la sensación de espacio. Por todos esos motivos, es muy importante estudiar en detalle el tipo de lámparas que conviene utilizar para sacar el máximo partido a esta zona de la casa.

En los baños pequeños conviene integrar la luz utilizando lámparas que iluminen correctamente sin robar protagonismo. Uno de los recursos para la iluminación de baños modernos que cuenten con pocos metros cuadrados son las lámparas LED. La iluminación LED en el baño tiene muchas ventajas: apenas consumen energía, proporcionan abundante luz, no producen calor y no deslumbran.

Para las lámparas luzcan mejor en tu baño utiliza acabados y colores que encajen con la decoración. Elige modelos con acabados metálicos en el mismo tono que los grifos y accesorios y busca colores a juego con el tono de las paredes o muebles. Recuerda que los plafones ayudan a difundir el color de las paredes creando ambientes suaves y que las lámparas de techo maximizan el blanco de los mismos, con lo que visualmente tu baño ganará en amplitud. En la iluminación de baños pequeños con Abelux, se da importancia a todos y cada uno de los detalles y tipos de iluminación.

Aunque tu baño tenga pocos metros cuadrados es imprescindible contar con dos tipos de iluminación: una general y una funcional. Además, puedes añadir iluminación ambiental.

Tipos de iluminación de baños pequeños

Veamos en qué consiste cada una de ellas.

  • Iluminación general. Con la iluminación general se consigue, como su propio nombre indica, una luz adecuada para ver cuando no necesitamos hacer ningún trabajo que requiera precisión. Por lo general se consigue con plafones o lámparas de techo. Si tu baño es pequeño la luz general te servirá también como luz ambiental. Para ello evita utilizar tonos de luz muy fríos.
  • Iluminación funcional. La iluminación funcional se utiliza para todas las actividades que requieran precisión, desde maquillarse hasta depilarse o afeitarse. La luz funcional es la que se suele colocar junto al espejo, pues es el lugar donde más útil nos resultará. Si las bombillas se reflejan en el espejo, se maximiza su intensidad. Pero, ojo, este tipo de iluminación no debe deslumbrar o será muy incómoda. Elige lámparas que maticen las luz. Los apliques son muy prácticos, aunque en los baños pequeños se pueden utilizar soluciones como los armarios con espejo y luz, todo en uno. Las lámparas con luz LED direccional también son un excelente recurso para realizar el aseo con comodidad y evitando deslumbramientos.
  • Iluminación ambiental. Es la que se emplear para crear entornos relajantes, por ejemplo, para un desestresante baño. Como decimos, en los baños pequeños se puede conseguir con la misma luz general, aunque también puedes colocar una velas perfumadas. El resultado te encantará.

Combinar distintos tipos de iluminación hará de tu baño un lugar más cómodo y flexible.

Esta entrada fue publicada en iluminación, negocios. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario